fbpx

Piscina para bebés

Las piscinas para bebés son simplemente una adecuación de las piscinas para adultos, pero fabricadas para los más pequeños de la casa. Usualmente están diseñadas para que los bebés y niños puedan disfrutar sin que los padres tengan la preocupación de que puedan sufrir peligro alguno.

Hay piscinas para bebés que están hechas de plásticos y piscinas estructuradas con tubos o piscinas tubulares, ambos tipos de piscinas son portables, es decir, que permiten ser transportada a cualquier sitio.

Dependiendo de la edad del bebé o del niño, los diámetros de las piscinas para bebés o las piscinas de niños cambian, algunas son más amplias y la altura es mayor.

Hay países donde la práctica de la natación en los más pequeños es una actividad casi obligatoria a partir de los 3 a 6 meses de vida. Se han realizado diferentes estudios que han demostrado los múltiples beneficios tanto físicos, mentales y sociales de comenzar a nadar desde pequeños.

 

Entonces, ¿por qué es importante elegir una piscina para niños?

Si deseamos que nuestro bebé o nuestro niño pueda comenzar a practicar este deporte, es importante tener en cuenta que las piscinas deben cumplir con ciertas características, las cuales van a facilitar el disfrute total de ella, teniendo la confianza como padre que los más pequeños estarán en un ambiente seguro.

Uno de los beneficios más notables y que a los padres les encanta es el vínculo materno-paterno que se construye cuando se realiza esta actividad.

Así mismo, las piscinas para bebés ayudan a su desarrollo psicomotor, ayudándolos a conocer nuevos colores y texturas al mismo tiempo que se divierten.

Características que deben tener las piscinas para bebés y niños

Al momento de adquirir una piscina para los más chiquitos de la casa, se debe tomar en cuenta lo siguiente:

  • La capacidad de la piscina.
  • Indicación de la edad, ¡esto es muy importante!
  • Número de usuarios.
  • Material con el que está elaborada.
  • Las dimensiones.
  • Si son inflables o tubulares, las primeras son más económicas y las segundas más resistentes.

 

Independientemente del tipo de piscina que se elija para que nuestros pequeños empiecen a divertirse en el agua, es muy importante destacar que para preservar la seguridad de los bebés y niños, es muy importante siempre contar con la presencia de los más grandes en todo el tiempo que dura esta actividad.

Un niño puede ahogarse en muy poco tiempo y es por esto que es muy importante siempre estar vigilante.

Cómprale a tu pequeño una piscina para bebés y míralo disfrutar mientras aprende.