fbpx

Ya sea que entrenes en una piscina o en aguas abiertas, tu cabello tiende a maltratarse luego de mucho tiempo de exposición al agua, pero esto no es motivo para que lo cortes por encima de los hombros ¡Tu melena puede salvarse!

Desde luego, si quieres conservar tu cabello largo mientras entrenas vas a tener que hacer un esfuerzo adicional para mantenerlo saludable, al igual que cuidas tu piel para que la sal y el cloro no la marchiten.

A continuación, te damos una serie de consejos probados por muchas nadadoras que garantizan obtener buenos resultados.

Protege tu cabello antes de cada entrenamiento

El cuidado del cabello de las nadadoras comienza desde antes de que se coloquen el gorro, que impiden que el cabello se enrede en la cara, pero no es muy útil para protegerlo del daño.

Antes de entrar en la piscina moja tu cabello para evitar que absorba el agua con cloro o el agua salada, luego haz una trenza delicadamente y colócate el gorro.

También puedes aplicar aceite de coco, oliva o argán a tu cabello húmedo para impermeabilizarlo, esto evitará que la fibra entre en contacto con el agua tan rápido y, por ende, no se dañará.

Si nadas al aire libre es aconsejable que consigas un spray protector para rayos UVA, aunque no lo creas, el sol también puede dañar tu cabello de una manera impresionante.

El uso del acondicionador es obligatorio

¿Eres de las chicas que prefiere saltarse el paso de ponerse acondicionador? ¡No lo hagas! Esto tiene serias consecuencias en tu cabello y puede ser uno de los motivos por el cual lo notas más rebelde y con friz.

El acondicionador permite que tu cabello esté más suave, aplacado y en el caso de la exposición al cloro y el agua salada, actúa como un potente hidratante diario.

Aplica este producto a unos centímetros de las raíces, nunca directamente y haz un énfasis especial en las puntas, que son la parte más frágil. Deja actuar al menos por cinco minutos antes de retirarlo.

Evita los tratamientos químicos capilares

Cualquier tratamiento en el cabello como tinte, permanente, reflejos o extensiones, hace que la fibra capilar esté más sensible de lo usual y que sea más vulnerable al daño ocasionado por el sol, cloro y sal.

Lo más conveniente es que realices estos tratamientos los días en que no tienes que entrenar y que esperes al menos una semana para entrenar nuevamente.

Los químicos utilizados en tu cabello pueden reaccionar con el cloro y la sal causando alergias, decoloración prematura, deshidratación o rotura. También será necesario que utilices champú, acondicionar y cremas especiales para la conservación del color.

Como ves, el cabello de una nadadora requiere de un cuidado adicional al de otras chicas, pero si estás dispuesta a hacer un pequeño esfuerzo extra tendrás una hermosa melena a prueba de cloro.