fbpx

Biografía de Danna Vollmer

Danna Vollmer: Una historia con mucho corazón y grandes triunfos deportivos

Su nombre es Danna Whitney Vollmer, su fecha de nacimiento es el 13 de noviembre de 1987 y su historia en las piscinas está llena de logros, marcas mundiales, competencias élites y un corazón con latidos anormales que no  frenaron su grandeza.

Lo que leerás a continuación es una breve reseña de  los lauros olímpicos  que  esta joven de Nueva York acumuló a lo largo de su carrera deportiva, además repasamos  los problemas de salud que enfrenta Vollmer dentro y fuera de las piscinas.

Danna Vollmer poseedora del récord olímpico mundial

La joven atleta estadounidense tuvo el récord olímpico mundial, una marca que conquistó en la justa deportiva del 2012 cuya sede fue la ciudad de Londres.

Esa Hazaña fue lograda por Danna Vollmer en la competencia de piscina 100 metros estilo mariposa  llevándose la presea dorada a Siracusa, Nueva York.

Pero, antes de romper el reloj en Londres en la competencia individual, la atleta consiguió una medalla de oro en equipo en la carrera de los 200 metros estilo libre, donde también consiguieron el récord, el escenario, los juegos olímpicos de Atenas en el año 2004.

A lo largo de su  carrera logró conquistar un total de 28 medallas, en diferentes competencias a nivel mundial entre ellas campeonatos mundiales, Panamericanos, olimpiadas, campeonatos Panpacificos y los Goodwill Games.

Su medallero personal quedó de la siguiente manera:

  • 16 preseas doradas.
  • 8 medallas de plata.
  • 4 terceras posiciones.

 Danna Vollmer y su fiel amigo el desfibrilador

Las constantes taquicardias que sufría Danna Vollmer la obligaron a someterse a una serie de pruebas médicas a mediados del 2003.

El diagnostico final reveló que la joven atleta sufría de una afección cardiaca que hacía que su corazón marcara pulsaciones a 240 por minutos, lo que se conoce medicamente como taquicardia supraventricular.

Tras el diagnostico Vollmer se sometió a una ablación con radiofrecuencia, un procedimiento que eliminaría esa parte de su corazón que producía la arritmia defectuosa.

Unos días más tarde compitió en los nacionales americanos llegando de quinta en la categoría de 100 metros estilo mariposa.

Desde entonces y a lo largo de su carrera, la joven atleta siempre se hacía acompañar en sus compromisos deportivos y entrenamientos por un desfibrilador, esto como medida de precaución.

Afortunadamente nunca lo necesitó, sin embargo  sus padres, amigos y personal técnico estaban entrenados para utilizar el aparato en caso que Danna lo necesitara.

En conclusión, la historia de Danna Vollmer es inspiración para las nuevas  generaciones de nadadores. Una joven con un problema cardiaco que no frenó su ascenso a lo más alto del pódium.