fbpx

Estilo crol, en qué consiste y su historia

 

Si eres nadador amateur, aficionado o vas avanzado en la práctica de la natación ya debes conocer el estilo crol, también llamado “crawl”, libre o freestyle. 

Incluso, si solo asististe a una clase de natación en tu vida, sabrás que esta es la primera forma de nadar que se aprende en las academias. 

¿En qué consiste el éxito en este estilo de natación? ¿Qué sabemos de su historia? Aquí te lo contamos. 

Historia del estilo crol

Quién hubiera pensado que este es uno de los estilos más antiguos que se usan en la natación. 

Aunque el crol fue visto por primera vez por la sociedad occidental en una competencia en Londres, en el año 1844, ya los nativos de América del Norte y del Sur lo venían practicando en sus artes de pesca y como diversión.

Fue en esa competición, cuando los atletas nativo-americanos superaron en tiempo y velocidad a los británicos quienes hacían el estilo braza.

Este nado le causó mucha curiosidad al británico John Arthur Trudgen quien aprendió el crol frontal de las tribus Onas, Yámanas o Tehuelches. Cuando en 1873 mostró esta forma de nadar, en vez de usar la patada de batido del crol mezcló los movimientos con la tijera del estilo braza, dando lugar a un híbrido denominado “Trudgen”.

Se hizo famosa desde entonces esta forma de nado, debido a la velocidad. El estilo fue perfeccionado por el nadador Richard Cavill y desde 1950 pasó a llamarse “crawl”, en español crol o estilo libre.

Técnicas del crol

En el crol el nadador se desplaza boca abajo y va avanzando mediante brazadas alternadas. Este desplazamiento se acompaña del batido de piernas para alcanzar el impulso necesario.

Para ejecutar esta técnica correctamente, la superficie del agua debe estar a la altura de donde nace el pelo. La respiración se hace cada dos, tres o seis brazadas. 

En el movimiento de los brazos, cuida estas cuatro fases:

Entrada: la mano debe entrar con un giro hacia fuera y lo más lejos posible del hombro. Entra primero con el dedo pulgar.

Agarre: sumerge todo el brazo con la palma hacia abajo. Extiende el codo para mayor despliegue de la brazada.

Tirón: el codo voltea hacia fuera y la mano hacia dentro y atrás, con 90º de flexión de tu codo.

Empuje: el brazo hace extensión hasta los 160º, la mano se direcciona hacia atrás y hacia arriba del agua. Debe salir con la palma hacia el muslo.

En la técnica de las piernas:

  • Mueve las piernas desde la cadera, no desde las rodillas. No hagas movimientos de “tijera”.
  • No batas los pies con el tobillo haciendo ángulo recto.
  • No coloques las piernas muy encima o muy hundidas en el agua.
  • Junta las piernas y muévelas alternadamente, no en simultáneo.

Como ves, el crol exige mucha coordinación y equilibrio, y esto lo convierte en una técnica muy beneficiosa para la salud. Fortalece los músculos, sin importar la edad del nadador. Incrementa la capacidad motora, la memoria y la concentración.