fbpx

¿Natacionista?

Muchas personas se refieren a los nadadores como natacionista, pero la verdad es que la palabra natacionista es una palabra inexistente.

Cuando vamos al típico diccionario de mano, al buscador de Google o al portal de la Real Academia Española y buscamos la palabra “natacionista” para saber qué significa, no vamos a encontrar ningún resultado, pero, por el contrario, podremos encontrar las palabras nadador o nadadora en su lugar.

En este caso, nadador es la palabra que posiblemente y realmente queremos buscar cuando deseamos saber cómo se llama la persona que se dedica a la natación.

Entonces, los nadadores se definen como una persona que practica el deporte de la natación.

Por otro lado, la natación es un deporte muy popular que se practica dentro del agua en donde el nadador o nadadora se sumerge sin tocar el suelo, mientras usa los brazos y piernas para desplazarse de manera horizontal dentro de la piscina.

Se considera nadador porque domina al menos uno de los cuatro estilos de nado que existen en este deporte.

¿Por qué confundimos natacionista con nadador?

Normalmente cuando hablamos con palabras con sufijos en “ista”, como por ejemplo deportista o beisbolista, lo hacemos para denotar alguna profesión, oficio, hábito u ocupación y esto es precisamente lo que pasa cuando erróneamente se quiere hacer referencia a “natacionista”.

Muchas personas cometen esta equivocación a la hora de referirse a los nadadores y al deporte de la natación, pero es necesario recalcar que la palabra “natacionista” es un término equivocado y que no debería seguir utilizándose.

¿Qué significa ser nadador?

Cuando hablamos de la palabra nadador, nos referimos a cualquier animal o persona que realice la actividad de nado, por ejemplo, las medusas, los delfines y cualquier animal que habite en el agua se consideran animales nadadores.

A diferencia de los animales nadadores, también llamados animales acuáticos, las personas no nacen con el instinto de nadar, por lo cual se considera una habilidad que se desarrolla a través del tiempo.

Los nadadores profesionales normalmente comienzan a practicar natación desde la niñez, convirtiendo este deporte en su vida entera.

Por otro lado, hay nadadores que realizan esta disciplina para aprovechar los grandes beneficios que posee. Por ejemplo, las mujeres embarazadas, las personas epilépticas y los asmáticos, practican natación para favorecer su condición.

En la actualidad, se considera que las personas deben aprender a nadar para preservar el instinto de supervivencia.