fbpx

En Estados Unidos no contaban con un fondista hasta que llegó Robert Finke. Un joven que nació en Tampa, Florida en 1999 y que fue la sensación en las pruebas de fondo de Tokio 2020, completando el doblete dorado.

Un breve resumen del paso de Robert Finke por el deporte acuático a continuación. Además destacamos algunos aspectos del perfil personal del joven estadounidense.

Robert Finke: Pionero en su país  en piscinas de larga distancia

Por tradición, eran los nadadores de Australia, Rusia e Italia los que dominaban las pruebas de larga distancia en las competencias internacionales. Pero, Robert Finke rompió con esa tradición.

Un joven que procede de una familia de Florida, con tradición en la natación. Su madre participó en competencias universitarias.

Mientras que su padre era entrenador de natación  y dos de sus hermanos participaron en las eliminatorias para la justa olímpica del 2016.

Robert Finke realiza su rutina  en los Gators, en Gainesville, Universidad de Florida. Sigue las instrucciones de toda una leyenda de la natación olímpica, quien en su momento fue el primer nadador de raza negra en lograr medallas olímpicas.

Se trata de Anthony Nersty, ganador de la medalla de oro en los juegos de Seúl 1988.

Era un total desconocido al inicio de los juegos olímpicos de la nueva década y se convirtió en el líder indiscutible de las distancias largas.

Rey doblemente coronado en Tokio 2020

Robert Finke fue el rey doblemente coronado en los juegos olímpicos Tokio 2020. El joven, que llegó a la cita deportiva con 21 años de edad, logró conquistar los 800 y 1500 metros.

La actuación de Robert Finke deslumbró en las piscinas de Tokio.  Hizo gala de un estilo impecable y su táctica fue la mejor.

En ambas pruebas dejó ver su táctica, aguantar a tiro de la cabeza, dejando al resto detrás para luego dar un devastador cambio de ritmo en los tramos finales imposible de superar.

Su tiempo para la piscina de 1500 metros fue de 14:39:60  más de un segundo por encima del segundo y tercer lugar.

Robert Finke, pasó de ser un desconocido a convertirse en el primer gran fondista de la historia de los Estados Unidos.