fbpx

Crol o estilo libre de natación, su historia y evolución

En la natación, el estilo crol o estilo libre de natación es el tipo de nado más conocido y el primero que se aprende. Este estilo se remonta a muchísimos años atrás, siendo visto por primera vez en un primer lugar en una competencia en Londres en 1844.

La primera referencia de este estilo de nado se le atribuye a John Arthur Trudgen, quién aprendió a nadar de esta forma gracias a los nativos americanos que años antes le habían ganado con mucha facilidad a los británicos.

John Arthur Trudgen le agregó a este estilo de nado una patada en tijera que era utilizada por los británicos en el estilo de nado en braza.

A este estilo de nado en ese entonces se le llamó Trudgen, ya que se popularizó casi de manera inmediata por la velocidad con la que este estilo permitía nadar.

Tiempo después, este estilo fue mejorado por un profesor de natación australiano llamado Richard Cavill, denominándose ahora “crol australiano”.

No fue sino hasta el año 1950 cuando el nombre fue acortado por la palabra en inglés “crawl” que significa gatear, de este modo la palabra “crol” es simplemente una adecuación que se utiliza para la palabra original.

Si eres nadador amateur, aficionado o vas avanzado en la práctica de la natación ya debes conocer el estilo crol, también llamado “crawl”, libre o freestyle. Incluso, si solo asististe a una clase de natación en tu vida, sabrás que esta es la primera forma de nadar que se aprende en las academias. 

Este nado le causó mucha curiosidad al británico John Arthur Trudgen quien aprendió el crol frontal de las tribus Onas, Yámanas o Tehuelches. Cuando en 1873 mostró esta forma de nadar, en vez de usar la patada de batido del crol mezcló los movimientos con la tijera del estilo braza, dando lugar a un híbrido denominado “Trudgen”. Se hizo famosa desde entonces esta forma de nado, debido a la velocidad. El estilo fue perfeccionado por el nadador Richard Cavill y desde 1950 pasó a llamarse “crawl”, en español crol o estilo libre.






¿De que trata el estilo crol o estilo libre de natación?

El estilo de natación crol se caracteriza por movimientos asimétricos de los brazos y las piernas.

El movimiento de los brazos viene dado por la acción de uno de ellos sumergido dentro del agua impulsándose hacia adelante, mientras que el otro brazo se encuentra en sentido contrario fuera del agua con el codo relajado, estos movimientos son de tipo secuenciales.

En cuanto al movimiento de las piernas, es denominado “patada oscilante”, el cual consiste en patadas con movimientos hacia arriba y hacia abajo, con los pies dentro del agua y los dedos en punta.

Igualmente, la respiración en este estilo libre de natación es sumamente importante, se inhala por la boca cuando la cabeza gira fuera de la piscina y se exhala cuando se está dentro de ella.

Es importante para este estilo de nado que se aprenda a respirar de manera adecuada ya que podría tener repercusiones en la columna, lo que podría causar dificultades a largo plazo para nadar.

El estilo de natación crol en las competencias tiene varías categorías, siendo estas de: 50 metros, 100 metros, 200 metros y 400 metros, masculinos y femeninos, así como también 800 metros femenino, 1500 metros masculinos y 4×100, 4×200 metros masculino y femenino.

La velocidad que confiere el estilo de natación crol es lo que lo ha hecho el favorito de muchas personas, siendo este el más común para practicar.

Beneficios del estilo crol o estilo libre de natación

  • Este estilo de nado resulta de manera muy positiva para la salud en general de nuestro cuerpo.
  • Ayuda a fortalecer los músculos, las articulaciones y los huesos a personas de cualquier edad.
  • Aumenta la capacidad motriz considerablemente por lo que se dice que renueva la juventud del cuerpo.
  • Es un potente quemador de calorías, por cada hora de entrenamiento es posible quemar hasta 600 calorías.
  • Mejora el sistema circulatorio y respiratorio por el constante movimiento que este genera.
  • Reduce de manera significativa el estrés, estimula la concentración y la memoria, ya que es una actividad que requiere de mucha concentración y coordinación de movimientos.





El estilo crol o estilo libre de natación es tomado muchas veces como una actividad recreativa por las personas que buscan disfrutar de los diferentes beneficios que este estilo de natación lleva consigo.

Técnicas del crol

En el crol el nadador se desplaza boca abajo y va avanzando mediante brazadas alternadas. Este desplazamiento se acompaña del batido de piernas para alcanzar el impulso necesario.

Para ejecutar esta técnica correctamente, la superficie del agua debe estar a la altura de donde nace el pelo. La respiración se hace cada dos, tres o seis brazadas. 

En el movimiento de los brazos, cuida estas cuatro fases:

Entrada: la mano debe entrar con un giro hacia fuera y lo más lejos posible del hombro. Entra primero con el dedo pulgar.

Agarre: sumerge todo el brazo con la palma hacia abajo. Extiende el codo para mayor despliegue de la brazada.

Tirón: el codo voltea hacia fuera y la mano hacia dentro y atrás, con 90º de flexión de tu codo.

Empuje: el brazo hace extensión hasta los 160º, la mano se direcciona hacia atrás y hacia arriba del agua. Debe salir con la palma hacia el muslo.

En la técnica de las piernas:

  • Mueve las piernas desde la cadera, no desde las rodillas. No hagas movimientos de “tijera”.
  • No batas los pies con el tobillo haciendo ángulo recto.
  • No coloques las piernas muy encima o muy hundidas en el agua.
  • Junta las piernas y muévelas alternadamente, no en simultáneo.

Como ves, el crol exige mucha coordinación y equilibrio, y esto lo convierte en una técnica muy beneficiosa para la salud. Fortalece los músculos, sin importar la edad del nadador. Incrementa la capacidad motora, la memoria y la concentración.